Login
Main menu

Compartimos este cuadernillo elaborado por el Instituto Orlando Fals Borda - Cali como insumo para la discusión y el trabajo colectivo. Es producto de las memorias, reflexiones y debates que se generaron en el desarrollo del Taller “Política de Paz” adelantado por el Congreso de los Pueblos - Procesos Urbanos Cali el pasado 30 de julio en la Universidad del Valle. 

 

Temas:

  • Derecho de Rebelión y solución política al conflicto colombiano.
  • Política de paz Congreso de los Pueblos. Escenarios de participación.

* * *

Descargar el Cuadernillo de trabajo en PDF 

* * *

El taller se configuró en un espacio de formación que permitió la contextualización del Derecho de Rebelión como marco para comprender el origen del conflicto armado colombiano, y en clave de este marco, los retos que tiene una solución política al conflicto que atraviesa nuestro país. Para de esta manera, delimitar la política de paz que viene movilizando el Congreso de los Pueblos como actor social y político, así como los escenarios de participación para la paz que se agencian tanto a nivel nacional como en la localidad. 

Se trata de un insumo que queda abierto para ser discutido y retroalimentado, ojalá en los espacios colectivos y/o territoriales. Necesitamos estudiar, problematizar y adentrarnos de manera activa en esta apuesta de Paz con Cambios para la Vida Digna, tal como lo enuncia nuestra consigna. 

Derecho de Rebelión y solución política al conflicto colombiano

Un principio orientador de la teoría del Estado es que éste debe garantizar dos tipos de necesidades a fin de que la población mantenga condiciones de bienestar:

  • Necesidades Básicas: alimentación, vivienda, trabajo/ingreso, salud, educación.
  • Necesidades de Convivencia (Exigencias de Justicia): participación, información, protección.

En Colombia estas necesidades no son satisfechas. Por el contrario, la TIERRA como garante de las necesidades básicas: alimentación, vivienda, trabajo/ingreso ESTÁ EN PERMANENTE DISPUTA, de ahí que sea un núcleo central del conflicto en el país.

La tierra se destina para: 

AGRO-NEGOCIOS: que es la transformación en el agro basada en la promoción de cultivos de exportación en desmedro del abastecimiento local. 

Reforzando un empresariado que maneja los negocios rurales con criterios de acumulación intensiva en estrecha asociación con las grandes compañías (tal es el caso de Monsanto), lo que genera:

  • Explotación laboral.
  • Pérdida fertilidad del suelo
  • Elevada explotación de la mano de obra femenina

MINERÍA: como modalidad en auge de exportaciones primarias 

Para extraer mineral se dinamitan montañas y las rocas son disueltas por medio de compuestos químicos. Esto se conoce como fracking.

Con estas técnicas se necesita mayor inversión por eso se incrementa la presencia de compañías extranjeras, que obtienen cuantiosas ganancias.

CIUDADES PARA EL DESPOJO: los territorios urbanos  han sido destinados para la concentración de capital mediante circuitos de: 

  • Comercio, que se basa en la importación para la reventa interna. Aquí entra la compra de alimentos, productos agrícolas, mercancías para revender al interior del país. 
  • Financiero, que implica los manejos de los créditos, movimientos de las rentas como arriendos, servicios. 
  • Especulación Inmobiliaria, que encarece el valor del suelo y lo destina a la reproducción del capital, encareciendo y dificultando el acceso a la vivienda. 

En cuanto a las Necesidades de Convivencia o Exigencias de Justicia el panorama tampoco es alentador:

Participación: es limitada, vertical, clientelista.

Información: los medios de comunicación están al servicio de intereses privados que alimentan la guerra.

Protección: se ha constituido un Yo Estatal legal emanado del Estado de Derecho; al lado de un No-Yo Estatal constituido por prácticas criminales y guerra sucia (Giraldo, J. 2015). Estos brazos de fuerza estatal y paraestatal no entran en conflicto porque son funcionales entre sí reforzando la represión y control social. 

Cuando estas necesidades no se garantizan, los pueblos tienen derecho a rebelarse.

Derecho de Rebelión

Este derecho se basa en el quiebre con el Estado por el incumplimiento de su función básica. Llevando a que pierda su autoridad inherente al cumplimiento de sus funciones, pudiendo ser despojado de todo reconocimiento. 

El pueblo tiene derecho a tratar el vínculo con el Estado como DISUELTO a causa del incumplimiento fundamental y sostenido de sus obligaciones; y por tanto se cierra para el Estado la posibilidad de definir las condiciones bajo las cuales el pueblo puede legítimamente usar la fuerza contra éste (Honoré, citado por Giraldo , J. 2015). 

Artículo 28 Declaración Universal de los Derechos de los Pueblos, Argel, 4 de julio de 1976: “Todo pueblo cuyos derechos fundamentales sean gravemente ignorados tiene el derecho de hacerlos valer especialmente por la lucha política o sindical, e incluso, como última instancia, por el recurso a la fuerza”. 

El Derecho de Rebelión se levanta sobre tres bases esenciales de cualquier Estado: 

Fuerza, y el legítimo uso de la misma. 

Tributación, todas las rebeliones en la historia han usado la retención como forma de tributación.

Sistema de justicia, configuración de una justicia propia.

Para el caso de Colombia, el Estado no cuenta con el monopolio de ninguno de estos tres aspectos.

Alteración de la Rebelión a Terrorismo

Si bien el Derecho a la Rebelión tiene perfiles muy definidos en el Derecho Internacional; se ha tratado de calificar a los movimientos y organizaciones rebeldes como terroristas.

Gayraud y Sénat (citados por Giraldo, J. 2015) demuestran que incluso las resoluciones de la ONU contra el Terrorismo se han adoptado sin dar una definición clara del mismo. 

La experta argentina Silvia Fernández de Gurmendi, quien presidió desde 1994 la Comisión 6ª. de la ONU, a la cual se asignó el estudio del Terrorismo, denunció las presiones de Estados poderosos para que se considerara el terrorismo como una violación de los Derechos Humanos, pero esto no avanzó en tanto son precisamente los Estados los que protegen o violan los Derechos Humanos, no los rebeldes. 

Un marco podría ser el Derecho Internacional Humanitario, sin embargo hay un compendio de actos que no pueden considerarse terroristas porque son actos legítimos de guerra contemplados en la Convención de La Haya.

“Según el derecho de los conflictos armados, los actos de guerra no son imputables ni como actos criminales ni como actos terroristas. Lo que es más importante, existen claras obligaciones en lo que respecta a su aplicación, de las cuales el respeto del derecho humanitario en todas las circunstancias no es la menor. Por tanto, es necesario diferenciar la guerra del terrorismo y los actos de guerra de los actos de terrorismo” (Relatoría ONU, 1998). 

Salida Política al Conflicto Colombiano

Es claro entonces que el conflicto que atraviesa Colombia tiene profundas raíces en las condiciones de inequidad social y exclusión violenta de los sectores populares de las decisiones fundamentales de la vida nacional; desencadenado en expresiones armadas que hicieron uso del legítimo Derecho de Rebelión. 

En ese sentido un proceso de paz deberá desarrollarse no solamente entre el gobierno y las insurgencias, sino extendido al resto de las izquierdas y al campo popular y democrático. 

El proceso de Solución Política deberá reconocer y buscar salida a los puntos nodales que desencadenaron el Derecho de Rebelión. 

De no acercarse a estos objetivos, deberá apostar por la modificación de las reglas de juego donde las luchas sociales y políticas tengan una oportunidad distinta para disputar el poder y el ejercicio de gobernar, no como una concesión sino porque el proceso mismo lo hace viable. Es decir, debe posibilitar las estrategias de construcción de Poder Popular

La sociedad -sobre todo la excluida- ha padecido la guerra, por eso debe ser el sujeto que plantee la paz. Este involucramiento puede llevar más tiempo pero lo hace legítimo. 

Se debe apostar por la participación de la sociedad en dos vías: 

  • Construcción de una agenda común que se pueda negociar en una mesa. 
  • Reclamación de Paz desde los movimientos sociales, donde cobra importancia las iniciativas que se vienen emprendiendo en los territorios, para el caso del Congreso de los Pueblos contamos con los Mandatos

Política de Paz Congreso de los Pueblos y escenarios de participación

Como Congreso de los Pueblos, entendemos que la lucha por la paz ha sido una construcción histórica, en tanto los pueblos colombianos venimos sacando adelante un sinnúmero de iniciativas y construcciones políticas como: lucha por la defensa del territorio; soberanía; derechos sociales, económicos y políticos; construcción de un país en PAZ.

Es así como en el año 2013 legislamos el Congreso para la Paz, del cual salen tres Mandatos fundamentales:

Luego, frente a la necesidad de darle forma a un mecanismo para que la participación de la sociedad en la solución política al conflicto sea posible, útil, determinante. Proponemos la MESA SOCIAL PARA LA PAZ.

¿Qué es la Mesa Social para la Paz?

Es una propuesta movilizadora e integradora de los sectores populares y democráticos en la búsqueda de paz. 

Pretende una amplia interlocución con la sociedad y con la comunidad internacional. Para ello debe relacionarse con las insurgencias, así como con el Estado y representantes del régimen, para presentar su visión de la salida política y de paz. 

Persigue presionar por transformaciones sociales que no están contempladas en las negociaciones con las insurgencias. Por eso busca generar movilización de mayor capacidad, que obligue al gobierno a aceptar una discusión y negociación entorno a los problemas relacionados con la Paz. 

Tiene dinámica territorial, por lo tanto requiere articulación de las distintas iniciativas de paz a nivel local y nacional.

Busca posicionar un nuevo concepto de paz, colocando esta bandera en manos del campo popular. Por eso contempla la promoción de nuevos liderazgos que asuman la construcción de la paz. 

Motiva para que se constituya un movimiento real por la paz que concrete el Gran Diálogo Nacional (GDN).

¿Qué NO es la Mesa Social para la Paz?

  • No es una propuesta acabada.
  • No es una mesa coyuntural a la mesa de las insurgencias. Por eso No es apéndice de éstas.
  • No es plataforma electoral.
  • No es una agenda de cambios máximos.
  • No es un aparato.
  • No convoca sólo a organizados.
  • No es necesariamente, el instrumento principal del GDN 

En Cali venimos construyendo la confluencia Tinto por la Paz

Se trata de una iniciativa de convergencia cívico-popular que pretende promover la movilización social como ciudad-región, de cara a la participación de la sociedad en la construcción de paz.into por la Paz dinamiza la campaña “La paz se hace con vos”

Esta campaña busca ambientar el camino hacia la superación del conflicto político armado y la construcción de una paz con participación ciudadana y justicia social; igualmente aportar al fortalecimiento pluralista de las expresiones de movimiento social por la paz desde Cali y la región suroccidente.

Propósito general: 

Promover la construcción de una agenda mínima de paz con justicia social desde Cali como ciudad-región. 

Propósitos específicos: 

Sensibilizar a la sociedad local y regional en torno al propósito de superar el conflicto político armado y concretar el derecho a la paz en Colombia. 

Reconocer y potenciar las múltiples iniciativas de reconciliación y paz que se expresan en el territorio. 

Generar interlocución y movilización ciudadana frente a los acuerdos para poner fin al conflicto armado. 

Ejes de la Campaña “La paz se hace con vos”

Algunas preguntas para motivar la conversa con el desarrollo de este cuadernillo

  • ¿Considera que están superadas las condiciones por las que en Colombia se apeló al Derecho de Rebelión? ¿Es legítimo este Derecho para el caso colombiano?
  • ¿Qué aspectos se deben tener en cuenta para avanzar con la participación de la sociedad en un proceso de solución política del conflicto? ¿Cómo instalar las iniciativas que desde la sociedad se viene emprendiendo, en clave de una agenda común para la paz?
  • ¿Cómo caminar al Gran Diálogo Nacional para la paz? ¿Cuál es nuestro aporte?

 

* * *

Descargar el Cuadernillo de trabajo en PDF 

* * *

Bibliografía:

  • Boletín Informativo Justicia y Paz, op cit, p.32-33. 
  • Castro, C. (2016, julio 13) Ciudades en disputa: desafíos de las luchas urbanas en América Latina. Revista Lanzas y Letras. Recuperado de: http://lanzasyletras.org/2016/07/13/ciudades-en-disputa-desafios-de-las-luchas-urbanas-en-america-latina 
  • Declaración Universal Derechos de los Pueblos (Argel, julio 4 de 1976). Recuperado de: http://www.filosofia.org/cod/c1976pue.htm 
  • Fisas, V. (2010) Anuario Proceso de Paz, cap: América Latina: Colombia ELN, FARC (pp 88-101). Escola de Cultura de Pau, UAB. Icaria Editorial 
  • Giraldo, J. (2015) Aportes sobre el origen del conflicto armado en Colombia, su persistencia y sus impactos, En Contribución al entendimiento del conflicto armado en Colombia (pp 407–450). Bogotá: Comisión Histórica del Conflicto y sus Víctimas 
  • Instituto Orlando Fals Borda. Material de trabajo Escuela Camilo Torres Restrepo, módulo Formación Social Colombiana, 2016, Cali 
  • Mesa Social para la Paz. Llamamiento a fortalecer la participación de la sociedad en los diálogos de paz. Recuperado de: https://mesasocialpaz.wordpress.com 
  • Tinto por la Paz. Material de trabajo Campaña “La Paz se hace con vos”, 2016, Cali 
  • Congreso de los Pueblos. Recuperado de: http://congresodelospueblos.org/ejes-y-sectores/paz.html 

FacebookG+TwitterRSS